24.6.09

Religión, ateísmo, poder


Ponencia de Paco Miñarro, Coordinador de la Federación Internacional de Ateos (FIdA), presentada en las II Jornadas de Librepensamiento organizadas por el Grupo Volia, integrado en la Federación Anarquista Ibérica (FAI), en el Teatro de las Aguas (Madrid), el pasado miércoles 17 de junio

Habitamos en una situación histórica y económica determinada por el neoliberalismo y por el poder abstracto del capital. Esto ha dado lugar a formas de autoritarismo menos evidentes que en épocas anteriores. Aliado con este nuevo imperio está el neocristianismo, con sus diversas ramas, ficticiamente enfrentado a un creciente fenómeno de islamización en los centros urbanos de Europa y en las sociedades periféricas de Asia y África. Ambos fenómenos ideológicos se basan en la irracionalidad y en la tradición, se retroalimentan mutuamente y mantienen a la humanidad en un ilusorio pulso de "civilizaciones".

La influencia moral que ejercen tiene claras consecuencias sobre la vida de la población, porque finalmente operan en el campo de la actividad política, entendida no como el conjunto de mecanismos y relaciones que favorecen la convivencia entre individuos libres, sino, por el contrario, en tanto que instrumento de control, de sedación y de adoctrinamiento. El complejo religioso, tal como se presenta en sus diversas variantes, requiere para su subsistencia de un modelo social jerárquico, y apela a la "libertad de culto" (o a la hegemonía ideológica) para imponer sus doctrinas y mantener sus privilegios.

Al anclarse en mitologemas, pueden prescindir de mayores explicaciones y seguir interfiriendo en el discurso político, oponiéndose a la racionalidad crítica que debería aplicarse en dicho contexto. Una racionalidad que, por otra parte, sólo puede provenir de una posición vital ajena por completo a cualquier fideísmo.

De manera que, en referencia a nuestro mundo y a nuestra cultura, la exigencia de una moral autónoma es el punto de partida necesario para una transformación radical de las relaciones sociales y para crear un espacio público de libertades reales, superando así el dominio de las ideologías religiosas o mercantiles, que reducen al ser humano a la categoría de siervo productor, de enajenado soporte de la mercancía y de objetivo pasivo de la manipulación y de la propaganda.

Es éste el mejor momento, pensamos, para que el ateísmo abandone un espacio acrítico de "pura opción filosófica" para convertirse en un potente factor de transformación social. El ateísmo contemporáneo implica la "descristianización" y la "desislamización" de las sociedades, el demoler mediante una crítica subversiva, punto por punto, toda esa red de mitologemas que justifican el poder verticalizado, la desigualdad de géneros, la explotación económica o la reducción de la cultura a una simple pieza del intercambio mercantil.

La jerarquía y la autoridad se basan en la aplicación terrenal de modelos celestiales. La religión es así el último bastión de cualquier ideología de la rapiña. Ser ateo, pues, implica un compromiso, una cierta clase de “insurrección existencial”, que detecte y neutralice, en la medida de lo posible, las ramificaciones y las consecuencias de la relación Señor-esclavo. El imaginario religioso no tiene otro objeto que la adecuación de los grupos humanos a un sistema de esclavitud libremente aceptado.

La religión es política. Tan simple ecuación permite establecer el principio de que la lucha contra la religión también debería ser materia política. Y de que se abordaría tanto desde presupuestos teóricos como desde una multitud de plataformas de activismo práctico, en forma de pequeñas organizaciones dotadas de coherencia interior y con estrategias claras, que incidan en reivindicaciones, acciones y gestos capaces de romper la gramática cultural que sustenta a la religión y a sus derivaciones. La ironía, la burla o la sátira constituyen una excelente herramienta, dado que ponen al descubierto el carácter superfluo y parasitario del clero, dejando en evidencia la inanidad de su discurso ultraconservador.

La religión es engaño masivo, ficción mitológica inspiradora de servidumbres voluntarias. El clero de todo pelaje aspira a la restauración de un nuevo tipo de feudalismo ideológico, dominado por la censura y por el miedo. Se da así la paradoja de una sociedad-mercado caracterizada por la uniformización del consumo y de sus redes de distribución, ligada a una atmósfera de revival religioso, en la que cabe cualquier variedad de pensamiento mágico.

Plantear una exigencia de racionalidad atea en un contexto dominado por la restauración idealista puede parecer una tarea abocada al fracaso. No cabe otra opción, sin embargo, que la de alertar acerca de la fase histórica en la que nos encontramos, denunciando el presente proceso oscurantista y examinando cómo las corporaciones religiosas, en su empeño por conservar el control social, buscan y se aseguran una íntima conexión con el poder político y económico.

¿Damos quizá demasiada importancia al papel de las religiones y de sus corporaciones? Es una crítica que se nos dirige con cierta frecuencia. Pudiera pensarse que el proceso normal de la actual civilización de masas desembocará en un predominio de la ética y del pensamiento crítico, que los fantasmas de lo irracional irán perdiendo terreno ante los descubrimientos científicos y que la lucha por los derechos y libertades finalizará con éxito algún día. Pero quien así piense ignorará los fundamentos tanto de la religión como de la megamáquina social que es su producto. Fundamentos que adquieren singularidad a partir de la psicología de masas y de los medios y mecanismos de transmisión cultural.

El ateísmo contemporáneo no puede, entonces, limitarse a una introspección intelectual, ni aspirar a igualarse en derechos con los creyentes, ni obcecarse tampoco en una especie de laicismo republicano que, en ocasiones, aspire a suplantar el papel social de lo religioso, transformándose él mismo en religión civil. Entendido correctamente, el ateísmo no ha de reducirse a la formulación de argumentos ateológicos. Su propio carácter ético induce a adoptar una posición crítica no sólo ante la religión o las filosofías del espíritu, sino también, y principalmente, ante las elaboraciones jurídicas, institucionales y somáticas que predominan en las sociedades contemporáneas y que constituyen un reflejo de aquellas.

Nos referimos, especialmente, a la Familia, el Estado y la Propiedad. Tres construcciones metafísicas. Tres ideologemas en cuyo núcleo respira el espiritualismo y el dogma. El patriarcado, la interiorización somática de los prejuicios sexuales, el vasallaje ante diversos grupos de presión, el ejército, el sistema penal carcelario, la industria, la penalización de las drogas o la organización del trabajo asalariado conforman otras tantas figuras del orden burgués que, desde un planteamiento radicalmente ateo, deben ser objeto de crítica y denuncia, precisamente en tanto que manifiestan características intrínsecamente ligadas a una interpretación metafísica del mundo.

Ésta es, suponemos, la razón de estas Jornadas sobre librepensamiento. Denuncia y constatación. Pero también búsqueda de remedios y alternativas, de autonomía, de herramientas de lucha. El proyecto FIdA pretende ser un escenario de ideas, pero ante todo un mecanismo de ataque. De ataque a los fundamentalismos, pero también de ataque a quienes por debilidad o interés permiten su avance.

La solución pasa por un desmontaje teórico y por un “contrato” con lo real. Nuestra propuesta de acabar con los monoteísmos, de rechazar con igual pasión la Biblia, la Torah y el Corán -libros únicos que no toleran a otros libros-, es la propuesta de un ateísmo post-cristiano, contra los integrismos y a favor de las luces de la razón y de los saberes de la filosofía más inmanente. Es hora de dar la espalda a las ficciones y a las fábulas. Es hora de plantar cara al odio contra la inteligencia, las mujeres, los cuerpos, los deseos, la vida.

Volver a la carne. A la libertad de los cuerpos, a la salud racionalista, al hedonismo revolucionario, a la inmanencia como ejercicio político. Este es el programa: la autonomía del individuo y la igualdad social. Sin dioses. Sin amos.

16 comentarios:

  1. Anónimo5:50 p. m.

    No sólo con argumentos filosóficos y científicos(aunque son muy importantes y valiosos)sino también desde varios frentes (como el político, las armas o la pornografía, ya que ésta última nunca ha tenido una buena relación con las religiones, de hecho ha sido prohibida por las religiones) se debe atacar la religión, ya que las religiones han atacado, siguen atacando y continuarán atacando al ateísmo desde diferentes frentes, incluyendo el uso de la violencia extrema. No veo porque nosotros los ateos no podamos también atacar desde diferentes frentes.

    (Fabián Granobles Ocampo, jefagrao@yahoo.es)

    ResponderEliminar
  2. Barón!!! joooooo cuánto tiempo...
    Me acuerdo mucho de ti, te echo de menos. Voy a volver a empezar a visitarte, que esto no puede ser. Desde que te declaré la guerra nada, ni caso me has hecho xDDDD

    La católica mala, malvada, perversa y peligrosa.
    :D

    Un besazo. Todo bien, cariño?! Qué tal el veranito!!

    ResponderEliminar
  3. Desde luego qué serio te pones en las ponencias estas. Me la he leído sólo por encima, lo reconozco, pero es que te veo tan serio..

    ¿Y radio klara?? ya no lo hacéis?

    Muá

    ResponderEliminar
  4. Ésto del ateísmo tiene mucho pero que mucho peligro. Algo hay que hacer para cortar de raíz ésta grave amenaza para los privilegios de aquellos bendecidos por Mí.
    Un saludo a Mi amiga Guerrera que hace mucho que no hablamos directamente, aunque Yo siempre estoy en todas partes.

    ResponderEliminar
  5. El ateísmo militante te está haciendo un borde, ya ni contestas a los saludos.

    Qué bonito lo del intento de quemar una iglesia en Majadahonda eh? los fanáticos antirreligiosos esta vez se han salido.

    Ríete tú de los islamitas vamos... ¿hay algo más fanático que un atentado terrorista con siete cócteles molotov en una iglesia con 500 personas dentro, todo familias con niños?

    Todo consecuencia del odio que propagáis por aquí.

    A ver cuando dejas toda esta mierda mi vida.

    ResponderEliminar
  6. Éstos ateos son lo peor amiga Guerrera, ya ni saludan. Yo, sin embargo, te mando un besote, wapa.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:39 p. m.

    se nota claramente la maldita flosofía masónica impresa en esta lucha satánica contra la Iglesia...pero "las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella..." NO LA VENCERÁN, ya lo intentaron muchos a lo largo de HISTORIA, nigún postor a conseguido... stalin,lenin, darwin, engels, marx...todos con ideas materialistas ateas (pobres individuos solo consiguieron hacer mal a la humanidad..-)LA IGLESIA SIGUE EN PIE, Y SEGUIRÁ HASTA EL FIN DE LOS TIEMPOS...¿Quien no conoce los fines de la masonería...? NO SEAMOS INGENUOS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8:23 a. m.

      Si prevalece la iglesia es por la cobardía de la gente que le tiene miedo a la muerte y es tan soberbia que busca una supuesta vida eterna al lado de un dizque dios padre (macho). Si la iglesia ha prevalecido a lo largo de los siglos es por todos los genocidios, masacres, exterminios, asesinados y estado de terror que ha producido en distintas épocas y lugares. La iglesia prevalecerá porque la estupidez siempre prevalecerá.

      Eliminar
  8. seguramente el comentarista anónimo se refiere a la iglesia de la sagrada adoración de Venus, vigente desde el año 13.000 AM (antes de Moisés) o a la de Siva/Visnhu vigente desde ahce tan solo 7000 años ... ¡aclare hombre!

    ResponderEliminar
  9. Apoyo abiertamente la lucha pacífica contra las religiones. Afortunadamente nosotros no nos inmolaremos ni quemaremos a nuestros detractores.

    Miles de años de fe no han solucionado nada, sólo han servido para manipular.

    Abajo los dioses de todas las calañas y todos los pastores manipuladores, entre ellos el papa.

    AMEN

    ResponderEliminar
  10. Anónimo10:16 p. m.

    SOY ATEO Y EN EL OPUS ME MEO.

    ResponderEliminar
  11. Estoy preocupada por ti ehh! dónde estás??!

    Espero que estés bien. Contesta por favor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Ojalá el ateísmo estuviera tan pasado de moda como el comunismo. Su fuste intelectual no es mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8:19 a. m.

      Lo que tiene que pasar de moda ya es el catolicismo y toda su historia criminal.

      Eliminar
  13. ... ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazon
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesia ...


    AFECTUOSAMENTE




    jose
    ramon...

    ResponderEliminar