28.4.09

La FIdA en Ràdio Klara. Emisión nº 22 (24/04/09)

Abordamos esta semana el peliagudo asunto de la conferencia de Durban, manipulada por la Liga Islámica al objeto de mantener una propuesta sobre "difamación" contra las religiones en un contexto que se pretendía contrario al racismo, y que derivó en una advertencia contra la "islamofobia" que fue, por supuesto, boicoteada desde las "correctas" posiciones políticas próximas al expansionista Estado de Israel. Se pretende, en consecuencia, destrozar toda una tradición crítica europea, occidental, peligrosa consecuencia a la que nos abocamos de cabeza en estas circunstancias. Otro paso más hacia el feudalismo ideológico en el que se nos pretende introducir a la fuerza, y con muchas ganas. Involución y "camino de vuelta" deseado por todas las corporaciones religiosas que quieren reducir la libertad de expresión a un concepto caduco. Somalia se declara Estado islámico, confesional... Y cuando un gobierno así se declara -desde cualquier perspectiva- no hace más que reivindicar un peligroso regreso de la Edad Media. Ello nos conduce a replantear el sentido de las palabras de la ministra Aído, referentes a la confusión entre "pecado" y "delito" y que la Conferencia Episcopal Española pretende introducir en nuestra realidad diaria. Las recientes declaraciones del "ministro" vaticano Cañizares, en el sentido de que "España" dejaría de ser tal si dejara de ser católica, son un claro ejemplo de la feudalización ideológica a la que se nos quiere someter. Otro caso ejemplar es el de los dos periodistas españoles declarados "enemigos del Islam" por el gobierno de Sudán (toda religión se protege siempre acusando a sus detractores de ser los portavoces del "mal"). Han sido Julio Alonso e Iván Durán, autores del documental "Darfur, las pruebas del genocidio", el cual sirvió como prueba para acusar al presidente sudanés de crímenes contra la humanidad. Cualquier denuncia -en voz alta- contra los representantes de tales corporaciones religiosas merece siempre la condena metafísica -o no tan metafísica- por parte de cualquier iluminado que busque un privilegiado puesto en los cielos.

Uno de esos puestos en las glorias celestiales acaba de ser ganado por nuestro amigo el meapilas Paco Vázquez, el sublime embajador socialista y español en la "Santa Sede". Sus méritos en el afán concordatorio entre la política abusivamente homófoba y tradicionalista del Vaticano y el gobierno de Zapatero le han valido el ser honrado con la "Gran Cruz de Caballero de la Orden Piana", la más alta distinción (???) de ese Estado pirata que ocupa parte del centro de Roma. La Iglesia española no se libra de críticas. Nuevos cargos dedicados a cuidar la ortodoxia doctrinal cuyo cometido no consiste sino en la clásica especie de "comisaría política".

Abordamos también la problemática de Turquía, y, por consiguiente, de Europa como un "club cristiano", en referencia a ciertas declaraciones de la diplomacia turca y del ministerio de exteriores de Francia. Tema éste que conduce a la reflexión sobre la profundidad de la tradición democrática, de la religión, del laicismo y del "moderado" islamismo de Erdogan. La sátira parece estar en serio peligro... Y no sólo por parte de los islamistas, sino -obviamente- también por los ultracatólicos españoles, molestos en Cantabria por haber sido cuestionado el sistema de segregación por sexos que practican en algunas escuelas, naturalmente subvencionadas con dinero público. ¿Es legítimo que las órdenes religiosas se dediquen a la "enseñanza"? Desde luego, no nos cortamos en absoluto hablando de esta contradicción... Asumida, al parecer, por algunas agrupaciones que se pretenden laicistas y que esgrimen reivindicaciones muy propias de nuestra siempre tan persistente en sus principios catolicísima Iglesia. América Latina sufre también su influencia, de manera continua y bastante maleducada... Pero en Mallorca, al menos, algunos jóvenes militantes del PSOE parecen rebelarse contra las consignas del aparato y han esparcido -¡blasfemia! condones ante su tan gótica catedral. Es de esperar que tal irreverente acción sirva para despertar algunas conciencias dormidas del izquierdismo local... Aunque mucho lo dudamos.

Anunciamos además la Asamblea de FIdA en Valencia el próximo jueves 30 de abril, en la cual pretendemos avanzar en algunos aspectos de la estrategia de nuestra organización, y que con seguridad van a ser criticados y analizados con lupa por aliados y detractores varios. Ya lo estaán siendo antes incluso de su convocatoria. Pero este tema merecerá ser tratado con cierta tranquilidad en otra ocasión cercana. El debate, ahora, es intenso en la FIdA, aunque se pretende sin contradicciones con nuestros objetivos y nuestra línea estratégica... Llevarlos a cabo no está ni estará exento de dificultades. La parodia -no libre de crítica- (y la agitación y la confusión) es parte del juego. ¿Lo comprenderán aún, y a pesar de todo, nuestros propios amigos?

1 comentario:

  1. Anónimo5:35 p. m.

    Aqui en Andalucia tenemos dos fundamentalismos, uno el religioso, de sobra conocido con un arraigo total, sobre todo en zonas rurales y otro el político, no puedes manifestar una actitud crítica porque el aparato del Psoe será implacable contigo, quedas fuera de las bolsas de trabajo de tu Ayuntamientos, te ponen trabas para todo, para subvenciones, para cualquier solicitud y te miden con diferente rasero que el que se utiliza para el resto de la ciudadanía. Nada de criticas con el poder, ni por la dercha ni por la izquierda.

    ResponderEliminar